Todas las parejas pasan por diversos momentos y circunstancias que pueden generar dificultades en la relación. La convivencia, la llegada de los hijos o la marcha de éstos, la monotonía, entre otros, son algunos ejemplos comunes que pueden producir conflictos en la relación. Con el paso del tiempo las necesidades de las personas como las expectativas y los objetivos se ven modificados, de la misma forma esto ocurre en la pareja. Realizar un ajuste y recuperar el equilibrio personal y relacional, en ocasiones requiere de un apoyo externo, que lejos de la implicación emocional, puede aportar una perspectiva diferente y provechosa para ambos.

El contexto de terapia es un medio para recobrar la comunicación y el entendimiento en la pareja. Establecer nuevos acuerdos que les lleven a una relación satisfactoria y actualizada, y que les permita integrar los cambios en el curso de sus vidas.