Co-crear, una experiencia compartida.

 

Las relaciones generan momentos de co-creación. La co-creación consiste en la influencia espontánea que se produce en el contacto entre las personas. Este encuentro, entre dos personas que se implican en el mismo nivel, enriquece a ambas partes. Por ejemplo, una pareja que se encuentra al llegar a casa, uno está eufórico y el otro está cansado de todo el día. En este momento ambos se ven influidos por la energía y las emociones del otro. La pareja en este instante generará, de forma espontánea, una nueva situación en la que ambos puedan compartir como se encuentran. Uno aportará su energía y excitación, y el otro su cansancio y necesidad de reposo. De forma natural la energía de uno sirve de apoyo al cansancio del otro, y la necesidad de reposo da lugar a una situación de compartir sereno.  Nos vemos inevitablemente influidos por las personas con las que nos relacionamos, sus expresiones faciales, comentarios, tono de voz, etc., generan en nosotros sensaciones que nos permiten adaptarnos a lo que está ocurriendo en ese momento. La capacidad para influir, y para dejarse influir por el entorno, por las personas con las que nos relacionamos, dan lugar a nuevas situaciones co-creadas que nos modifican a nosotros mismos y a la concepción de la relación que mantenemos.

En el ámbito de la psicoterapia, la co-creación tiene un papel fundamental. La relación entre terapeuta y paciente da lugar a un marco de intercambios que de forma constante propicia la co-creación, dando lugar a nuevas percepciones de nosotros mismos, de nuestro entorno, y de nuestras relaciones. Este cambio en nuestra experiencia genera nuevas opciones, y por lo tanto, la posibilidad de co-construir una nueva realidad.

Lejos del individualismo, la propuesta de co-creación se presenta como un modelo integrador de todas las partes implicadas en el contacto relacional. Cuya dinámica a lo largo del proceso terapéutico dará lugar a un proceso de transformación en el que se producirán cambios en la forma de percibir, sentir y relacionarse con el propio conflicto. De forma holística múltiples niveles se verán modificados dando lugar a sensaciones de bienestar, confianza y seguridad.

La co-creación como dos colores que al encontrarse se mezclan, y al separarse se marchan distintos por el contacto con el otro.